• Tsol

El poder de la inclusión




La ignorancia como común denominador.


Hace un par de semanas un joven gay fue golpeado, torturado, quemado y asesinado en Cancún, después de comentar que vivía con VIH. Unos días más tarde, un chofer de Uber en la Ciudad de México negó el servicio a un grupo de mujeres trans sin darles explicación alguna. En la misma semana, un par de jóvenes agredieron físicamente a dos chicos gay, provocándole a uno cuatro fracturas en el rostro. Todo esto en el mes que en gran parte del mundo se celebra el orgullo LGBT+.


¿Por qué estás leyendo esto en el blog de una empresa de tecnología logística? ¿Qué tiene que ver con el ámbito empresarial? La respuesta es: mucho más de lo que crees. Comencemos por señalar lo que tienen en común ese homicidio, ese acto discriminación y ese crimen: ignorancia. Esa ignorancia se combate con educación e igualdad de oportunidades en todos los ámbitos y el empresarial no tendría por qué ser la excepción. En Tsol manifestamos con frecuencia que somos una empresa diversa e incluyente. Sin embargo, ¿qué significa ser verdaderamente incluyente? Seguramente durante junio verás los corporativos de muchas marcas ondeando una bandera arcoiris o verás que en estas fechas los logotipos en redes sociales de cada vez más empresas muestran los colores de la bandera LGBT+. Eso NO es inclusión, a lo mucho es un acto de empatía (y a veces, tristemente, de marketing).


La verdadera inclusión a nivel empresarial debe comenzar por igualdad de oportunidades para cualquier candidato, sin importar su orientación sexual, origen étnico o nivel socioeconómico. En ello se ha avanzado mucho a nivel global, pero no es siquiera el mínimo suficiente. El siguiente paso para una empresa que quiere ser diversa e incluyente es garantizar que los espacios y ambientes laborales sean seguros para cualquier minoría, garantizando que ir a trabajar o pertenecer a una organización no genere estrés adicional por ser quien es. Ello deberá incluir fomentar igualdad, equidad, empatía y diversidad en todos los colaboradores, ya sea como parte de la cultura de la empresa o como parte del programa de formación de la misma. En otras palabras, combatir la ignorancia con educación formal e informal. Esto no sólo nos hace empresas incluyentes, nos convierte también en empresas con ambientes laborales más productivos. Crear una cultura de igualdad e inclusión es lo que genera cambios poderosos y tangibles no sólo dentro de la organización, sino hacia afuera. Siendo las empresas el lugar donde los empleados pasan más de la mitad de su día, la información y las acciones compartidas en el ámbito laboral permean al resto de su cotidianidad.


Cuando el Director de Operaciones entienda conceptos como no binario o transgénero, podrá comunicarse de manera más empática en nuevos entornos sociales. Entonces estaremos hablando de empresas verdaderamente incluyentes.


Entonces, cuando los temas de diversidad sean parte de la conversación diaria, el padre Gerente de Logística contará con más herramientas para entender a su hija lesbiana. Cuando el consultor gay se sepa en un ambiente laboral que lo acoge, se sentirá más identificado y comprometido con la empresa. Cuando el Director de Operaciones entienda conceptos como no binario o transgénero, podrá comunicarse de manera más empática en nuevos entornos sociales. Entonces estaremos hablando de empresas verdaderamente incluyentes. Entonces, desde nuestra trinchera, estaremos ayudando a evitar asesinatos, agresiones y maltrato. Entonces estaremos contribuyendo a verdaderamente hacer del mundo un lugar mejor.


Para ti que nos lees: Feliz Mes del Orgullo.





63 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo