• Enrique Maldonado

Día Internacional de la Visibilidad Lésbica

La importancia de la visibilidad lésbica en el entorno laboral


Hoy, 26 de abril, se celebra en varios países el Día Internacional de la Visibilidad Lésbica. ¿Por qué hablar de ello en un blog en el que regularmente platicamos sobre tecnología para la cadena de suministro? Porque en Tsol estamos comprometidos con la inclusión y creemos en el enorme valor de la diversidad como un factor que incrementa la adaptabilidad de las empresas en todos los sectores. Porque consideramos que es muy importante aportar a esta visibilidad, en un sector donde la mayoría de los jugadores son hombres heterosexuales. Porque en la medida en la que hablemos de manera regular de estos temas, estaremos mejor preparados como empresas y como sector para desarrollar condiciones de trabajo con mayor equidad.


Si todavía prevalecen estereotipos discriminatorios y actitudes que normalizan la violencia hacia las mujeres, las mujeres lesbianas sufren doble discriminación: por su género y por su orientación sexual. Todavía hace poco me tocó escuchar un comentario plagado de ignorancia del tipo "Bueno, en este ambiente hasta se adaptan mejor, porque son más rudas". El problema es que ninguna persona tendría por qué volverse "más ruda" para adaptarse a su entorno, por el hecho de tener que crecerse al rechazo. Todas las personas tienen el mismo derecho a no ser objeto de violencia, persecución, discriminación y estigmatización. Las leyes internacionales en materia de derechos humanos establecen obligaciones jurídicas para los Estados a fin de garantizar que todas las personas, sin distinción alguna, puedan gozar de tales derechos.


Es por ello que hoy nos sumamos a esta celebración, para aportar un poquito a visibilizar a esas mujeres lesbianas que, igual que la mayoría de las personas en el mundo logístico y de la cadena de suministro, trabajan cada día con la intención de dar lo mejor de sí. Al darle la misma visibilidad a todas las personas sin importar su orientación sexual, etnia, religión o cualquier otro rasgo, favorecemos también la productividad, porque personas que se sienten libres de ser ellas mismas en sus empresas, siempre dará mejores resultados. Porque al hacerlo, nos educamos y educamos a las nuevas generaciones en la construcción de un mundo más solidario, más libre, más humano.

54 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo