Guía Áerea Electrónica - El camino al e-freight

Dentro del vasto conjunto de documentos requeridos por las autoridades en México y el mundo, para llevar a cabo la importación o exportación de mercancías, se encuentra la Guía Aérea o Air Waybill; este documento sirve como recibo para el remitente de las mercancías cuando éstas son transportadas por avión. Ésta guía puede ser emitida por la aerolínea o por el consolidador del embarque; contiene una lista de los bienes e indica que el transportista los ha aceptado y se ha comprometido a llevar el envío al aeropuerto de destino -también señalado en la guía- y de conformidad con las instrucciones de manejo anotadas al reverso del original de la misma. 
Por lo tanto, podemos afirmar que la guía aérea constituye el contrato de transporte entre el remitente y la aerolínea, a la vez que ofrece indicaciones al personal del transportista sobre el manejo, despacho y entrega de los envíos. Existen dos tipos de guía, la “House” que contiene la lista de cada envío particular y la “Master” que abarca todo el embarque consolidado.

Hasta hace algunos años las guías aéreas debían imprimirse físicamente en hojas de papel. Para completar la operación era necesario contar con 3 originales: una para el remitente, una para en transportista y otra para el destinatario; más las copias que debían repartirse entre los demás actores involucrados, llegando a sumar hasta 9 copias. Los originales para el transportista y el destinatario debían ir firmados por el remitente y la del remitente iba firmada por el transportista y se entregaba para oficializar la aceptación de las mercancías.

Buscando la solución a este problema, la Asociación Internacional de Transportistas Aéreos, (IATA por sus siglas en inglés) que representa el 84% del total del tráfico aéreo mundial; determinó que una forma de optimizar las operaciones aéreas sería cambiar las guías de papel, por guías aéreas electrónicas, o e-AWB. El propósito de hacer esto es que los datos necesarios que se incluyen en la guía –anteriormente mencionados- se ingresen a un sistema electrónico una sola vez, generando automáticamente un número de guía que podrá ser utilizado nuevamente por cualquiera de los involucrados en la locación que se encuentren, de tal suerte que no sea necesario tener varias copias físicas conteniendo datos repetitivos, sino que todos estén disponibles en la pantalla de cualquiera que requiera acceso a ellos.

Como resultado de esto, en la IATA Service Conference celebrada en marzo de 2010 fue adoptado el uso de e-AWB como la “Práctica Recomendada IATA 1670” en la que se establecieron los lineamientos para regular el intercambio electrónico de datos entre los actores del comercio internacional (aerolíneas, freight forwarders y oficinas gubernamentales), a fin de promover la seguridad y la facilitación de los procedimientos relativos a carga aérea. A la par, se desarrolló el “Acuerdo Multilateral sobre e-AWB” (Resolución 672), que permite que a través de un único acuerdo con la IATA, las aerolíneas y freight forwarders adquieran el marco legal necesario y la capacidad para emitir guías aéreas electrónicas para todos sus clientes. Este acuerdo multilateral está disponible en la página web de la IATA para quien busque adherirse.

A la fecha, de acuerdo con los datos de IATA, la guía aérea electrónica tiene una penetración de 53% a nivel global y el objetivo para 2018 es llegar a 68%.

A continuación mostramos el top 10 de aerolíneas y freight forwarders con mayor penetración de e-AWB

Aerolíneas

Screenshot 2018-06-13 at 12.52.06 PM.png

Freight forwarders

Screenshot 2018-06-13 at 12.52.18 PM.png

En México, como en la mayoría de los países Latinoamericanos, los factores que se necesitan para lograr una mejor y mayor cobertura de e-AWB son la promoción por parte del Estado, y el desarrollo de alternativas tecnológicas que tomen en cuenta las características y estén al alcance de las pequeñas agencias de carga, como portales web o software “ligeros” que les permitan emitir guías aéreas electrónicas sin la necesidad de invertir grandes cantidades de dinero en software y equipo. Si esto se logra, tal vez podamos alcanzar la meta que dicta IATA de cobertura total de e-AWB para finales de 2017 y dar un gran paso en el camino hacia el e-Freight.

Con información de "Guía aérea electrónica, el camino al e-freight" de Letyant Butrón,